miércoles, 23 de junio de 2010

Comentarios.



  • Cada vez que veo a alguno de los perros de la casa desperezarse, me dan ganas de hacerlo yo también, de alguna imposible manera estirar toda mi columna vertebral para que las tensiones se difuminen, se ablanden, desaparezcan. Todo lo que puedo hacer es girar mi cabeza para un lado y el otro, los nudos de mi cuello crujen y siento, durante unos minutos, la zona de mis hombros más floja.

  • Agregaría horas a las horas del día, horas de sol, horas libres, horas en las que pudiese agarrar la bici y recorrer la provincia entera. Quiero tener a mi disposición mi tiempo de la siesta, usar esas horas en risas y descanso.

  • Me dan miedo las motos; me molesta, pero en lo más hondo de mi sentido de cuidado, el que anden entre los autos en la ruta y en las calles céntricas, me da la impresión de que pueden salir volando en cualquier momento y reventar el cuerpo contra el asfalto. De ahí es un sólo segundo a imaginar la sangre, el dolor, el accidente en sí; y cada moto es potencialmente un desastre.

  • Me amigué con el color amarillo, ya no me produce el rechazo que me producía el año pasado. Sin embargo, sigo sin poder ponerme una remera de ese color. He re-descubierto la belleza de la ropa negra.

  • Aunque no crea en el horóscopo y o la astrología, siento un inmenso placer al sentirme bien descrita por esos largos textos explicativos fundamentados en la ubicación de planetas y estrellas. Lo mismo pasa con el horóscopo de gente que conozco.

  • Me daban miedo los extraterrestres, los fantasmas, la muerte. Ahora me da mucho miedo imaginar a diez tipos armados dispuestos a todo. No sé qué postura asumir frente a las guerrillas subversivas o las manifestaciones violentas. Me planteo si mis miedos están fundados en lo extraño y desconocido, en lo peligroso (idea implícita de dolor), en la impotencia, o en todo eso junto.

  • Quiero leer alguna vez un análisis interpretativo de los elementos y nombres de "Cien años de soledad". Quiero tener tiempo para leer a más autores sudamericanos.

  • Cuando voy a la quinta y siento el olor a humedad, y veo las flamantes revistas "Caras" de 1995, siento que se parece a la casa de los Buendía.

  • Mi paciencia, mi autoestima y mi humor dependen, indiscutiblemente, del día en que me encuentre de mi ciclo femenino. Los primeros días soy feliz, sencillamente, "porque sí"; en los últimos, una parte de mí considera el suicidio o la auto mutilación frente a cualquier nimio y despreciable obstáculo. Los días intermedios, como hoy, una parte de mí se ríe de todo eso y se dice "Este mes no a ser así". Cosa que nunca se cumple.

  • Desde el lunes, siento olor a Marihuana por todos lados.

  • Con esto del mundial, no me siento más argentina, pero los 90 minutos que dura el partido se me pasan volando y me entusiasmo con las posibilidades de gol. Y me enamoro de los jugadores rivales. De ahí, volver a las lecturas, es un golpazo fuerte, pero no queda otra alternativa.

5 comentarios:

Nerina Ariaca dijo...

Quiero seguir tu blog, pero no puedo.
La verdad, tengo que decirlo...Sos una genia nena! Me fascina como escribis! Qué bueno saber que existe gente así con este don! No lo pierdas nunca, y segui escribiendo! Sos grosa, sabelo! Un beso!

Primavera Fugaz dijo...

Podria sentarme varias horas a hacer comentarios, sobre tus comentarios.
Buenisimo!

Chocozombie dijo...

me puso de humor tu entrada
jajaja (:
me dieron ganas de hacer una así (:

Mia* dijo...


Hola. Coincido fielmente en lo sgte,: "Mi paciencia, mi autoestima y mi humor dependen, indiscutiblemente, del día en que me encuentre de mi ciclo femenino"... es tan cierto y muy pocos lo entiendes...

Yo sí soy una fanática del fútbol y aunque mi país no haya llegado al mundial, pasa que encuentro un país favorito, pero termino suspirando también, por los del equipo contrario...

Ojalá y vuelva encontrar tu blog... solo le di 'siguiente' y me llamó la atención....

Felicidades =)

Ane dijo...

la casa de los Buendía en mi imaginacion era medio aburrida y no había un sólo pedacito de césped.. era todo de tierra... pero tranquilo ^^ xD un abrazo